910 608 815

Contactar

La Gamificación para eventos: cómo usar los juegos para aumentar la motivación

Archivado en: Eventos

En los últimos años, el término “Gamificación” se ha hecho popular no sólo en el ámbito de la docencia, sino también en el mundo profesional y empresarial. Cada vez son más las compañías que emplean esta metodología para mejorar habilidades, compensar e incentivar a los empleados y, sobre todo, transmitir conocimientos mediante acciones concretas. Sin embargo, otras muchas desconocen en qué consiste esta técnica, tan revolucionaria como útil. A continuación te explicamos qué es, para qué sirve y cómo se aplica a la empresa.

¿Qué es la Gamificación?

La Gamificación consiste en trasladar la mecánica del juego a la educación y la enseñanza, con el objetivo de lograr resultados de forma lúdica y eficaz. Es este carácter lúdico es el que facilita la interiorización de conceptos, ideas o conocimientos, ya que logra la integración de los participantes más fácilmente que otras técnicas.

Así, mediante esta metodología de aprendizaje, se utiliza la teoría de juegos y las señales de motivación en actividades ajenas al juego, con el fin de estimular una acción deseada. Se puede usar dentro de la empresa para múltiples objetivos, como ayudar los empleados a completar programas de capacitación, a asentar conocimientos o para motivarles ante un nuevo reto.

En cualquier caso, las dinámicas empleadas dependerán de los objetivos que se persigan con la Gamificación. Para entenderlo mejor, traslademos esto al aula de un colegio. En función de lo que el profesor quiera conseguir, deberá escoger unos juegos u otros: por ejemplo, si pretende despertar en el niño el interés por algo y hacer que participe, deberá ofrecerle recompensas; también puede hacer que compitan entre ellos.

Claves para aplicar la Gamificación en la empresa

Sea cual sea el objetivo que se pretende alcanzar con la Gamificación, hay algunos aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de ponerla en marcha.

En primer lugar, la Gamificación debe ser una experiencia pública. Exhibir un logro sin público o sin algo con lo que compararlo no promueve una acción continua. Si, por ejemplo, se le otorga una “medalla plateada” a una empleada en su perfil online de la empresa sin la referencia de otros compañeros, ésta no sabe si eso es bueno o malo. Tampoco puede compararse con otros empleados.

El presupuesto es algo a tener en cuenta, pero no es indispensable invertir grandes cantidades de dinero para poner a cabo técnicas de Gamificación. Ésta puede ser tan simple como dibujar una tabla de clasificación en una pizarra en la oficina, y tan compleja como diseñar una app de Gamificación personalizada para una compañía.

Una vez decidido cómo llevarla a cabo, es importante definir cómo “atraer” a los empleados para que la practiquen. Por ejemplo, en un evento, para conseguir que los asistentes compartan más contenidos en redes sociales, se puede crear una tablalistando aquellos que más publiquen y recompensar a los ganadores de alguna forma, como con un meeting privado con los conferenciantes. Esto recompensará sus esfuerzos, al ayudarle a hacer networking.

Publicar los resultados del juego, compartirlos en una plataforma o publicitarlos es la forma de inspirar acciones concretas y lograr objetivos. Así, si quieres que los asistentes a un evento o tus empleados practiquen la Gamificación, reconoce públicamente sus logros: estarás usando esa técnica y beneficiándote de sus múltiples beneficios.

Tu mensaje ha sido enviado, nos pondremos en contacto lo antes posible. ¡Gracias!

Te ayudamos en tu próximo evento